sábado, 10 de agosto de 2013 | By: Abril

Ya nadie escribe cartas de amor...



Son las 4:40 de la madrugada y acabo de fumarme un cigarrillo en la ventana. . . 

Como verás, mantengo la vieja costumbre de fumar en las ventanas. La ventana de la cocina del lugar donde vivo es igual a tu ventana, da a un pozo de aire y està llena de plantas pero aquì no "llueve" en las madrugadas.. (nadie tiene la costumbre de regarlas a esas horas intempestivas)

El entorno que me acompaña junto con mi "habitual" cigarrillo es parecido. También las plantas. . . . . Una vez leì que ellas no tienen una consciencia individual como los humanos, tienen una colectiva, igual que los animales (por eso cada vez que veo un perrito le mando mis mensajes al mío para que se los transmitan) .

...Nunca màs pude dormirme antes de las 4 de la madrugada , no pude quitarme esa costumbre. Aquì pensarán que estoy loca.

A todo esto, te estaràs preguntando a qué se debe este carta. Recièn hoy puedo escribirte, recièn hoy despuès de que pasaron tres meses de aquella noche que me fuì, o que te fuiste. Pero el silencio no iba a ser para siempre, sòlo el tiempo necesario para darte una explicaciòn de còmo pude realmente desaparecer radicalmente de tu vida. Tal vez para tì no sea el dìa ni el momento oportunos para saberlo,  pues es probable que ya no te interese. Esta carta màs que a tì me la debìa a mì.

Hoy quiero que sepas quien fuiste tù para mi, independientemente de lo que yo haya sido para tì. Nadie como tú me ha hecho reir tanto, nadie me ha protegido tanto y se ha procupado por mì como lo hiciste tù. Nadie se ha ocupado por compartir mis penas, mis tristezas, mis problemas...

Y aunque mi vida era una contrariedad tras otra, en el fondo yo sabìa que estabas allì para sostenerme, para inventar ideas o para sorprenderme como aquel dìa que me robaron la cartera y apareciste en mi trabajo con una nueva que dentro tenia las entradas para el teatro.

Pero lo màs importante fuè el afecto, la comprensiòn y el cariño que me diste. Yo sabìa que aunque el mundo se me cayera encima, entre tus brazos nada me podìa  pasar.
 
Todo eso que has hecho por mì te llevò a ocupar un lugar ùnico en mi corazòn y en mi  vida. De hecho, cuando me quedè sin tì, me dì cuenta de que no sòlo ya no te tenìa, sino que tampoco tenìa a nadie màs. Tù lo ocupabas todo y de la noche a la mañana ya no estabas.
 
 
 

2 comentarios:

Marylin LaGata dijo...

Aqui son las 11 pm y yo estoy fumandome un cigarrillo leyendo esto y pensando que yo estoy viviendo lo mismo

Jose Aurelio dijo...

love is the engine of the universe.

jose.a