jueves, 13 de junio de 2013 | By: Abril

Hay días...


Hay días que te quiebran la cintura, que te superan. Se van deshaciendo entre tus dedos y aunque ves que pasan, dejan un recuerdo sobre tu piel, manchada.

Supongo que por pura idealización me acuerdo de ti estos días, me dan ganas de llamarte y contarte lo que me pasa, lo que hace que se me desajuste el ritmo.

Pero no puedo hacerlo.

Y me recreo en mis recuerdos para reconstruirte y contártelo aunque no me escuches. Quemé las fotos y ahora te voy recreando y buscando por donde se me ocurre.

Supongo que en el fondo no me lamento de estar así, ni de desearte, aun tanto. Es algo que decidí yo, y ahora me pasa factura.

Este texto es sencillo, simple, sin giros, a veces sin sentido, pero quizá en su simpleza se esconda alguna esencia, que hasta a mi se me escapa.

Seguiré arañando el cielo de la noche para sentir otra vez el tacto entrelazado de tus dedos con los míos. No la quites.

(Del Blog: Días sin horas)

3 comentarios:

Ritinha dijo...

Muito bom!!!
Gosto do que escreve!
Ritinha

Carmen Torres Capcha dijo...

Lo mejor es contenerse, y tomarse el tiempo necesario para pensar mas razonablemente.

Anónimo dijo...

A mi me gusta mucho este blog que acaba de comenzar, trata temas parecidos segun me han dicho! http://deamoryotrashistorias1.blogspot.com.es/