viernes, 11 de septiembre de 2015 | By: Abril

Siempre que te apetezca…


A veces, cuando te veo dormir
pienso en la justicia
y me viene a la cabeza la idea de grabarte
mientras duermes
por aquello de que la paz mundial se esconde
en tus bostezos
y con una sola de tus muecas o de las veces
que te rascas la nariz sin darte cuenta
podrían acabar con la guerra en cualquiera
de sus formas;
las tuyas,
son mi punto de partida,
son la combinación con la que pierdo la contraseña
de mi caja fuerte
en donde guardaba congelado.. mi corazón
hasta que llegaste tú.

Tú con tus manos calientes
curando cicatrices por todo mi cuerpo
tú con tu sonrisa tímida
por si en un descuido, te la robaba y la sacaba a bailar,
tú con tu manía de negarme los besos
solo para hacerme rabiar.

Tú contigo,
al fin de al cabo,
al principio del fin.

Porque cuando se trata de ti,
todo vuelve, nada acaba.

Voy a hacer una lista con las veces
que me callo los te quiero
para que la tengas siempre a mano
y la escuches siempre que te apetezca:


Te quiero sin saberlo un 28 de enero,
intuyo el verbo en futuro 18 días más tarde,
cuando te veo por primera vez
tras los 45 minutos de retraso más largos de toda mi vida.
Te quiero en Marzo, cuando me ves cumplir un año más de
mi historia, pero esta vez a tu lado, un perfecto nueve, en donde
siento, y presiento, que voy a querer hacerte el amor cada día
desde entonces. Te quiero por primera vez en
voz alta un 28 de Abril en donde le robé el valor al
mundo para armarme de tus besos
aunque te fueras por la puerta sin decir nada.

También te quise entonces, por extraño que parezca.

Te he querido sin saberlo, sabiéndolo, y en todas las formas
verbales que existen. Te he querido de noche, de día y a deshoras.
Te he querido de espaldas, de frente y debajo,
te he querido encima y de lado a lado
y tengo que confesarte
que donde mejor me quedas,

....es dentro.

Ahora déjame probar cómo me queda quererte

...de cerca.

Que algo me dice, que es a medida.

Déjame decírtelo todas las mañanas
cuando te despiertas y te pasas la mano por los ojos
como si no estuviera ya enamorada de tus legañas
como si no estuviera ya enamorada de tus ojeras.

Ojalá algún día consiga que te veas con mis ojos,
pero no te preocupes,
que mientras tanto, tengo la intención de no dejar
de mirarte nunca.

Ojalá algún día consiga que te escuches con mis oídos
así entenderías por qué a ciertas cosas solo sé
contestarte a besos.

Créeme, te enamorarías de ti, cada día,
si fueras yo,
y pudieses sentir lo que siento incluso...

...mientras te grabo esto.


(Mónica Gae).

11 comentarios:

Mi reina18 dijo...

Me encanta como haces meterte en el propio personaje y como sientes el amor, sigue así es precioso! Saludos (:

Magaly Patiño dijo...

simplemente me encanto

Patri Herrera dijo...

Increíble

Patri Herrera dijo...

Básicamente increíble

http://uncontigoalreves.com/ dijo...

muy bueno.

viendopasarlavida dijo...

Muy bonito! :) Te invito a pasarte por mi blog, acabo de empezar^^

viajeranonima dijo...

Acabo de empezar un blog, me gustaria que lo conocieras http://viajaryamar.blogspot.com.co/

karly Rubio Quinto dijo...

Debgo decir que la forma de narrar la historia es algo apasionada, me gusta mucho el estilo con el que la autora narra, pareciera como si ella misma lo hubiera vivido, eso es algo que pocas personas en realidad pueden hacer, y tambien es algo que pocas personas saben apreciar, sigue delante y exitos

julia dijo...

muy bueno

manhattandeadloverss.blogspot.com dijo...

Desde la primera palabra a la última, todo me ha parecido perfecto. Mil gracias por escribir estas cosas que llegan al corazón.

manhattandeadloverss.blogspot.com dijo...

Desde la primera palabra a la última, todo me ha parecido perfecto. Mil gracias por escribir estas cosas que llegan al corazón.