viernes, 25 de enero de 2013 | By: Abril

Despedida


Es duro decir adiós, por eso digo hasta luego, pidiendo perdón por la cobardía de no decírtelo a la cara.

Sabes bien que te amo. ¿Cuánto? No sabría medirlo, ni cuantificarlo; no existe el instrumento que pueda comprobar lo que albergado en el alma realmente por ti siento.

Necesito alejarme, perderme en los abismos de mi soledad involuntaria, oculto en la oscuridad que produce sentir que mi amor es ermitaño; y que al gritar tu nombre a los mensajeros del viento no surge el eco de tu boca repitiendo yo también te quiero.

Duele perderte, la flecha de Cupido se ha clavado en mis uñas, no en tu pecho.

Tu partida será por años gota de pena que revienta, incansable, en los erosionados muros de mis sentimientos.

Quisiera tener el poder de mandar en tus pensamientos para lograr que tu mirada gire hacia el horizonte, donde huye mi tormento.

Tú deseas estar sola, alejada de cualquier tipo de cariño que no sea mi amistad. Y yo, como amante silencioso, te comprendo, mas mis sentimientos no soportan el infinito esfuerzo de amarte a la distancia, escuchando de tu boca lo magnífico que soy, que como hombre me ubicas en una dimensión distinta al resto de los hombres, provocadores de tu dolor.

¿Qué gano con ser mejor que ellos si no me alcanza para tenerte? Acaso debo ser un maldito desgraciado, machista y descorazonado para lograr que me ames. ¿Tendré acaso que mentirte de vez en cuando y tratarte como a una cualquiera? Lo siento, no puedo.
El nivel de mi amor borró las mentiras que conocía.

Me alejo, cargando sólo la esperanza en mi equipaje.

Espero poder olvidarte, aunque sé que el amor no se apaga como la flama de la vela que recibe en su llama mis lágrimas.

Miento, el tiempo será mi consuelo y tu recuerdo la cura a mi lamento.
El calor de mi amor arderá por siempre a pesar de que el futuro me acople a otro sentimiento.

(Pacegapoet)

2 comentarios:

janeth malla dijo...

Sabes me gusta el poema me hace recordar a la persona que tanto ame y a la cual he tratado de olvidar duele decir adios sabiendo que ya no lo volveras a ver que no podras besar sus labios y a la cual nuncas le podras decir te amo.

Anónimo dijo...

Querida Anónima:
Ni te conozco ni me conoces y mis palabras hoy son para felicitarte por tu bello blog, hace varios meses que en uno de esos días en los que a uno le dan por navegar en la red; ¡yo encontré tu blog! y desde ese entonces he venido leyéndolo una a una cada una de tus entradas las cuales me han parecido muy interesantes, ya que en estas épocas es muy difícil encontrar a personas que muestren tanta facilidad para poder expresarse mediante las cartas de amor, y no solamente cartas de amor porque así como hay la parte buena también está la mala, que en este caso vendrían hacer las cartas de desamor, esas cartas que tienen ese desazón, ese sabor amargo que solamente con el tiempo se quita y que por mi parte me he dado cuenta que en tu blog hay muchas cartas de desamor, en realidad me causan mucha tristeza ya que como lo había dicho antes en estas épocas el amor ya no se toma en serio, los noviazgos son mucho más cortos y ya no existen las palabras cursis y mucho menos las ridiculeces por amor.
Supongo que a ti al igual que a mí nos gustaría vivir en esas épocas en las que se luchaba porque los amores duraran para toda la vida, en donde existía el respeto mutuo y donde cada cosa se ganaba no solamente con palabras bonitas sino con esfuerzos.
He querido muchas veces mandarte una carta para que tú la publicaras pero no me he sentido capaz de hacerlo no por miedo de lo que digan, sino porque encuentro las palabras de otros mucho más interesantes que las mías; espero que cuando por fin llegue ese día en el que me decida a mandarte una tú la puedas publicar.
Y nuevamente te felicito por este blog que para mí es uno de los temas más interesantes y curiosos.
Atentamente:
Una Lectora más